GTD | Getting Things Done y la Creatividad

La creatividad no es algo exclusivo de las agencias de publicidad ni de los diseñadores. De hecho, la creatividad es una de las competencias más apreciadas en la actualidad, especialmente a nivel ejecutivo. ¿Por qué? Porque necesitamos encontrar soluciones y resolver problemas que, de la manera acostumbrada o usual, no hemos podido resolver.

Una personal creativa hace MAS con MENOS. En el entorno organizacional y de negocios, ¿no es eso lo que precisamente andamos buscando? ¿Cómo alcanzar resultados mejores resultados a retos más exigentes, con MENOS recursos, menos presupuesto y en menor tiempo?

“Su mente es para tener ideas, no para guardarlas”, uno de los fundamentos de la metodología GTD Getting Things Done.

El ser humano es creativo por naturaleza. Nuestra imaginación nos diferencia de los animales y del resto de las especies de este planeta. De hecho, podríamos incluso decir que un ser humano que no “crea”, es un ser humano desmotivado y sin propósito. Incluso, me atrevería a decir que tal ser humano “no existe”

Pero, ¿Por qué no somos creativos? Sencillamente porque no somos capaces de estar presentes lo que hacemos. Nuestra atención está siendo víctima de asuntos y cosas que halan y empujan nuestra atención sin nuestro consentimiento, regularmente. Esto nos mantiene fuera de balance. El tratar de estar enfocados en todo no nos permite enfocarnos en nada. Nuestras posibilidades de encontrar el espacio apropiado para crear, innovar y resolver problemas; y encontrar respuestas a obstáculos que nos estamos encontrando diariamente, prácticamente desaparece.

“La mayoría del estrés que las personas sienten, no vienen de tener mucho que hacer; sino de no haber podido terminar lo que han empezado” ― David Allen

Sea con GTD o no, es necesario encontrar procesos y mecanismos que nos permitan gestionar el inmenso volumen flujo de trabajo y de input de cosas que nos llegan en todo momento, efectivamente. Necesitamos poder prestar atención de calidad (minutos o segundos), a cada cosa en la que decidamos enfocarnos, trabajo que necesitemos finalizar, o asuntos que necesitemos gestionar, en un momento dado. No podemos seguir permitiendo que nuestra mente “se nos vaya” junto con el resto de las cosas que estamos dejando de hacer, al grado de bloquearnos de completar incluso lo que tenemos frente a nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *